El bebedor, de Hans Fallada

Hans FalladaHans Fallada, 1893 – 1947, de nacionalidad alemana, es uno de esos escritores que forma parte de una de las generaciones más significativas en la literatura universal del siglo XX, la de aquellos autores centroeuropeos, nacidos entre finales del siglo XIX y principios del XX, que presenciaron la descomposición del continente, el cambio del orden social y geopolítico en Europa y la sublimación del mal y la barbarie del ser humano representadas en las dos guerras mundiales.

En El bebedor (Seix Barral, 2012) se nos muestra el proceso de autodestrucción y degeneración moral e intelectual de un hombre, Erwim Sommer, al caer en la dependencia del alcohol, que lo devora paulatinamente y destruye todo lo que es valioso y preciado en su vida, en un camino grotesco y degradante. Todo sucede, además, sin un hecho que justifique de alguna manera su transformación, sino quizás su propia debilidad y ese entorno social que, paulatinamente, había decaído y se había convertido en ruinas del pasado esplendor. Quizás podamos encontrar aquí una metáfora de la situación de Europa y de la autodestrucción sin sentido al que los acontecimientos históricos la llevaron.

Es significativo, además, el hecho de que el protagonista sea un hombre culto, casado, con una vida ordenada y con relativo éxito en los negocios. No existen condicionantes de penuria, pobreza o falta de formación intelectual para la triste revolución que experimenta su personalidad, sino la relajación de su moral y la debilidad ante una situación adversa.

El ser humano aparece aquí errante y vagabundo, sin ningún referente que lo salve, sin herramientas que lo ayuden a elegir adecuadamente en su vida. Es el hombre del periodo de entreguerras, un hombre perdido en un clima enajenado.

Y entonces él cumplirá con mi deseo y volveré a donde yo estoy tumbado con el vaso y yo beberé, tras tantos años de privaciones podré volver a beber de nuevo, trago a trago, con largas pausas, degustando del todo esa felicidad eterna”.

Una obra intensa y un autor grande, que recuerda a escritores muy cercanos como Joseph Roth, Sándor Márai o Ivo Andric, y a otros como el propio Kafka o Dostoyevski.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*