La quinta mujer, de Henning Mankell

“Las personas que se creían a sí mismas innecesarias o francamente indeseadas en su propio país reaccionaban con agresividad y desprecio. Ninguna violencia carece de sentido, eso lo sabía bien Wallander. Toda violencia tiene sentido para quien la ejerce. Sólo cuando se osara aceptar esa verdad podría albergarse la esperanza de enderezar el desarrollo en otra dirección”.

  Como se ve, La quinta mujer no se conforma con ser una novela más del género negro, escrita con corrección y dispuesta a satisfacer a los lectores que saben lo que quieren, sino que intenta en ir un poco más allá, usando los tópicos y las formas propias de la novela negra para analizar la sociedad sueca, su deriva y sus problemas.

   Y es que con frecuencia Henning Mankell nos empujará a pensar en esa sociedad del bienestar creada en Suecia tras la guerra, la de un país que se muestra siempre como referencia en tantísimos informes sociales y económicos, pero que esconde oscuridad y vísceras, como bien podría decirnos el inspector Wallander, protagonista de la serie. En La quinta mujer, sexta entrega de la misma, entraremos en contacto con temas como la educación, la evolución de las nuevas generaciones, la sociedad violenta, el maltrato a las mujeres…

   Pero no nos equivoquemos ni nos desviemos, aquí reseñamos un novela policiaca pura y dura, que destaca precisamente por la claridad y firmeza con la que describe el trabajo policial de investigación; sin heroísmos ni exageraciones, simplemente el trabajo de unos policías curtidos, profesionales y entregados. El trasfondo de los personajes, especialmente el protagonista, no constituye sino un buen condimento para la trama detectivesca, bien construida y desarrollada con pausa, son un estilo de periodos cortos y lleno de concisión, que avanza sensatamente hasta un desenlace que irrumpe en el momento justo.

   Esta trama nos sitúa en Ystad, pequeño municipio del sur de Suecia, donde trabaja nuestro inspector Wallander, quien se encargará de investigar junto con su equipo una serie de asesinatos en apariencia inconexos, con la venganza y la “justicia” como móvil y tema de fondo.

   A los seguidores de la serie no les defraudará, y a los que no lo sean pueden acercarse a ella sin miedo, disfrutarán de esta buena novela a pesar de no estar familiarizados con la famosa saga.

   Gran lectura para culminar el verano.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*